Nota Sostenibilidad

La sostenibilidad como estrategia transversal en la industria de eventos

Rodolfo del Valle, Director General Panamá Convention Center , miembro PCMA Latam

Hablar de sostenibilidad es hablar de impactos.  Como personas y como empresas generamos impactos (positivos o negativos) los cuales deben ser medibles para entender de qué manera nos afectan y hacernos responsables de éstos a través de un liderazgo responsable.

La sostenibilidad debe ser una estrategia transversal, es decir abarca a toda la organización y por eso debe comenzar desde adentro, en las organizaciones debe ser desde la dirección.

De acuerdo con la ONU, la era del calentamiento global ha terminado, hemos comenzado la era de la ebullición global.  No es de sorprenderse, el clima cada día está más irregular.

Con base en lo anterior, me gustaría ir un paso más allá, ya que la era de la sostenibilidad ya pasó, actualmente nos encontramos en la era de la restauración ya que no podemos promover la sostenibilidad de algo que ya no existe.  Nuestra obligación de cara a la evidente devastación que hemos generado es iniciar un riguroso proceso de restauración de los ecosistemas.

Debemos hacer conciencia que a este ritmo en el que cada día crece la población, las demandas de agua, energía, consumibles, alimentos es cada vez más grande en la época de la inmediatez.  La población humana consume tantos recursos naturales como si tuviéramos equivalente a casi dos planetas . . . sí casi 2 planetas. ¿Y qué estamos haciendo para cuidarlo, restaurarlo y preservarlo?

Si bien nuestra industria (MICE) se caracteriza por generar mucha derrama económica y fuentes de empleo (impacto positivo) también debemos reconocer que a su vez genera mucha basura (impacto negativo).  Dicho lo anterior, la estrategia tiene que ser de manera conjunta entre recintos, organizadores y contratistas, y esto se vuelve más retador cuando lo dividimos en montaje, evento y desmontaje.

Nosotros como recinto, en el Panama Convention Center, comenzamos este recorrido con pasos pequeños, pero poco a poco, como ondas en el agua, hemos ido creciendo y a su vez incrementando nuestra comunicación con la cadena de valor y con los visitantes.

Dentro de las acciones puntuales que hemos llevado a cabo destacan:

  • Instalación de chillers de alta eficiencia
  • Iluminación led con sensores de presencia en áreas específicas
  • Fachada de vidrio lo que permite el aprovechamiento de la luz natural
  • Separación de aguas, potable, pluvial (para riego y sanitarios) y residual
  • Eliminación de plásticos de un solo uso
  • Reemplazo de botellas de pet por envases de Tetrapak elaborados con caña de azúcar
  • Programa de separación de desechos: pet, aluminio, tetrapak, papel y cartón
  • Reciclaje el aceite de cocina
  • Utilización de alimentos de temporada y empaques biodegradables
  • Menús veganos
  • Reciclaje de desechos: 4.2 toneladas en el 1er semestre el 2023
  • Colocación de aproximadamente 5,000 m2 de película solar en la fachada para reducir la carga térmica
  • Instalación de 6 cargadores para vehículos eléctricos

Después que iniciamos, la siguiente pregunta fue: ¿y qué más es posible?

Estamos por comenzar una consultoría con Honeycomb Strategies para desarrollar de manera formal una estrategia de sostenibilidad y que sea parte de nuestro legado a la industria alineada con los objetivos de ASM Global, utilizando criterios ESG (Evnironment, Social, Governance), con los 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la ONU y cumpliendo con la normatividad establecida del Ministerio de Ambiente de Panamá.

Como en todo camino, hemos encontrado retos y áreas de oportunidad, en donde nuestros principales retos son involucrar a las personas, cambiar los hábitos y los procesos. No todos saben cómo reciclar adecuadamente (limpio, seco y separado) otros no tienen el hábito o simplemente son indiferentes ante la situación.

Dejemos de hacer esfuerzos separados y pensar que la sostenibilidad es solo responsabilidad de las empresas, es momento de sumar el componente humano, cultural e individual con un compromiso por el planeta en el que estamos viviendo y el que le queremos heredar a las futuras generaciones.

Si todo comienza desde adentro, cada uno de nosotros debe hacerse responsable de sus impactos, comencemos desde la separación de desechos en casa, cambiemos de hábitos, que es la conducta más difícil de modificar en una persona, difícil, pero no imposible. Es más barato educar que corregir.

Si bien las empresas tienen objetivos claros, nosotros como sociedad también los tenemos.  No siempre son los mismos, pero si los ponemos en papel obtendremos algo que se llama matriz de doble materialidad y seguramente encontraremos puntos de mutuo interés en donde podemos trabajar en conjunto por un mundo mejor.

Como industria tenemos metas establecidas para los años 2030 y 2050.  Hablemos menos y actuemos más, es importante medir porque lo que no se puede medir, no se puede controlar.  Hagamos historia, dejemos un legado, marquemos la diferencia.  Una vez más tenemos la oportunidad de demostrar la importancia y el impacto positivo que puede generar la industria del turismo de reuniones demostrando que con voluntad, persistencia y educación podemos reducir la huella de carbono, la huella hídrica hacer eventos cada vez más sostenibles.